PLAN DE PARTO: LAS MUJERES PUEDEN DECIDIR A LA HORA DE DAR A LUZ

February 12, 2017

 

 

 

Es un documento, en estudio por parte del SES y, ya reconocido en otras regiones, que registra los deseos y voluntades de las madres a la hora de tener su bebe, es decir, que la mujer deje de ser sujeto pasivo del proceso y, vuelva a ser protagonista.

 

En Extremadura, está regulándose

Actualmente, la Consejería de Sanidad y Dependencia está trabajando en el borrador de un documento, en principio, denominado: “Protocolo//Guía de asistencia al parto normal y puerperio hospitalario y de atención al recién nacido”, que incluye el apartado: “Información a la mujer y a la familia. El consentimiento informado” y, dentro del mismo, aparece la figura del “Plan de Parto”.


En el texto, se reconoce que, “cada vez hay más parejas que quieren comunicar sus expectativas y muestran un gran interés en participar activamente en un “plan de parto” con el equipo de sanitarios que les atienden”; pero, se matiza que “este interés, sin embargo, puede también reflejar el temor que la asistencia sea inflexible y también el temor que se desprecie su deseo y sus necesidades individuales”.


Ante la situación, se señala que “es conveniente que durante el embarazo se elabore un plan de parto a nivel de Atención Primaria o Atención Especializada según las características de cada Área Sanitaria, y que en el primer contacto con el hospital, entre la semana 34 y 36 de gestación, se revise este plan”.


Cabe subrayar que, en este borrador de lo puede ser el futuro modelo de atención y ayuda a las mamás y recién nacidos, se entiende la importancia del Plan de Parto y, además, en lo que es una primera fase de redacción, el SES ha facilitado el texto a diferentes colectivos, tanto sanitarios, como civiles, implicados en todo el proceso del parto, con el fin de que aporten sus opiniones y, así mejorar y, ampliar su contenido, atendiendo a las demandas existentes a este respecto.


Desde el colectivo extremeño Isis Natura*, se elaboró un documento con apreciaciones al texto del SES -muchas de ellas podrían ser incluidas en el documento final- y, respecto a la figura del Plan de Parto, se puntualizaba que no aparecía debidamente claro y, se recalcaba debía especificarse en el Plan sería “aceptado por todo el personal sanitario que lo debe usar como Guía para respetar los deseos y necesidades de las mujeres”.

*Junto a Isis Natura, han participado en el documento, las asociaciones: Piel a Piel, la Nacencia, Dulce Leche, AmAmAr, Amaryi y, Pachamama

A nivel nacional


El Plan de Parto, dentro de programas apoyo al denominado parto natural, ya se ha regulado en potenciado en muchas regiones, como Andalucía que, dispone de un documento denominado “Plan de Parto y Nacimiento”, disponible para todas las futuras mamás, recogiendo aspectos relacionados con el acompañamiento, la intimidad, el tratamiento del dolor o, la lactancia.


Junto con Andalucía, Cataluña también tiene regulada esta figura, bajo la denominación Plan de Nacimiento, en el seno de Protocolo para la asistencia natural al parto normal de 2007, indicando que se debe facilitar a la mujer en la vista de control prenatal, en torno a las 32 semanas, también incluyendo aspectos similares al documento andaluz e, incidiendo en la importancia de contar con la opinión y deseos de las madres.


Mientras, en Asturias, desde octubre de 2010, la Consejería de Salud del Principado encargó a las diferentes Gerencias de Salud la labor de facilitar a cada una de las embarazadas asturianas deberán recibir un plan de parto del hospital en el que vayan a dar a luz y, así las parturientas podrán dejar constancia de cómo quieren que sea su parto.


En la Comunidad de Valencia, el Plan de Parto se incluye dentro de su a puesta por el parto natural, "cursa fisiológicamente, se desencadena espontáneamente y permite su evolución "natural", provocada por las hormonas de la madre", como alternativa al parto medicalizado.


Asimismo, en Canarias, el Ejecutivo Canario publicó un documento: “Preparación a la maternidad y paternidad. Programa de atención a la salud afectivo-sexual y reproductiva”, recogiendo el empoderamiento de las mujeres supone que sean capaces de vivir su proceso de parto como protagonistas del mismo,… facilitándole información para que adquiera autonomía para comentar con el personal sanitario las opciones existentes y así consensuar y decidir conjuntamente las que consideran mejores para ellas.


Por su parte, en Aragón, en algunos centros Hospitalarios, se recoge el programa Mai (Madre) de asistencia al parto y al nacimiento, un programa de carácter integral y multidisciplinar cuyo principal objetivo es que cada parto finalice con una madre y un niño sanos, con el menor nivel posible de intervención, con un Plan de Parto para recoger los deseos y voluntades de las mamás.


Además, en Cantabria, desde enero de 2008, la Cartilla de Salud del Embarazo recoge y garantiza a la mujer información de todos los detalles sobre el desarrollo de su embarazo y la autonomía en sus decisiones respecto a la atención al parto y, su contenido incluye: Parte informativa; datos de la embarazada y el personal sanitario que la atiende; educación maternal; o, Plan de parto.

Para presentar un Plan de Parto


Es recomendable remitirlo al Servicio de Atención al Usuario del hospital por correo con acuse de recibo y conservar el justificante de recepción que nos entregue correos.

Asimismo, se enviarán tres copias: una para Atención al Usuario, otra para el Servicio de Ginecología y Obstetricia, y otra para el Servicio de Neonatología pues,  ambos servicios están implicados en los cuidados de la parturienta y el neonato.

Junto con ello, se pedirá expresamente que el Plan de Parto se incorpore a nuestro historial y el día del parto llevaremos una copia por si fuera necesario entregarla a los asistentes.

Respecto al contenido, todas las personas interesadas pueden acceder a unos documentos tipo en las webs:

http://www.elpartoesnuestro.es/index.php?option=com_content&task=view&id=237&Itemid=103ww

http://www.crianzanatural.com/art/art96.html

http://www.todopapas.com/embarazo/parto/plan-de-parto-elige-como-va-a-ser-757

28/03/2011    

 

El Plan de Parto representa recopilar y, dejar por escrito, una serie de recomendaciones elaboradas por la futura madres que, «deben formar parte de los procedimientos de trabajo del hospital» pues, establece su voluntad en todo el proceso y, atención al recién nacido, entendiendo que el parto de desarrolle con normalidad.

 

De esta forma, según la información recabada por regiondigital.com, en el mismo, se indica “si quieren o no epidural, si van a contar con acompañante todo el proceso, si desean un alumbramiento natural, conocido como “desmedicalizado” o, si van a dar el pecho al bebé o no; cuestiones que no tienen por qué injerir en el trabajo de los profesionales sanitarios, en su labor de acompañar y atender a las madres en uno de los momentos más especiales de su vida.

 

Este plan de parto recoge las preferencias para el momento de dar a luz; es la manera de que el médico sepa cómo la madre quiere que transcurra todo pero, no es un contrato obligatorio, con lo que en cualquier momento se puede cambiar de opinión sobre algo, incluso en el mismo momento del alumbramiento.

 

Así, se trata de una manifestación de voluntad escrita, el ejercicio del derecho de cualquier usuario a decidir libremente, a consentir o no consentir sobre las intervenciones médicas que se le propongan y,  jurídicamente válida, basada en la Ley General de Sanidad y Ley Básica Reguladora de Derechos y Deberes en Materia de Información y Documentación Clínica que los asistentes al parto han de respetar. 

 

Para muchas madres, el hecho de elaborar y escribir un plan de parto podría ayudarla a sentir mayor control sobre su embarazo; se podrá mantener más informada acerca de todo lo que irá sucediendo durante el mismo, al diseñar su plan de parto, se comprometerá más y querrá saber todo lo que esté a su alcance sobre la mágica experiencia del nacimiento de su bebé, lo que con toda seguridad la hará sentirse más confiada, capacitada y con mayor.

 

Este documento, con los deseos y expectativas de la madre en relación al desarrollo de estos acontecimientos, debe servir de orientación al equipo de profesionales responsables de su atención durante la estancia en el hospital. 

 

Cabe matizar que, su función, a pesar de su nombre, no es exactamente planificar el desarrollo del parto o el nacimiento, en los que están implicadas muchas variables impredecibles, sino ofrecer la oportunidad de expresar sus preferencias para aquellos aspectos en los que existen alternativas igual de eficaces y seguras.

 

La realización de un plan de este tipo le permitirá mejorar su comunicación con el personal sanitario y le evitará tener que exponer sus deseos en unos momentos en los que preferirá centrarse en vivir con satisfacción la experiencia de ser madre pero, se debe tener en cuenta que el plan se elabora para ser aplicado en el desarrollo de un parto normal.

 

Asimismo, el Plan de Parto da respuesta al principio bioético de la autonomía supone la capacidad del paciente de decidir entre alternativas y de actuar con conocimiento de causa y sin coacción externa; destacando que, en el parto, es la mujer quien determina el propio bien, tanto de la madre como del hijo, y para ello debe disponer de información y actuar con libertad. 

 

Para concluir, el Plan de Parto es el documento donde queda reflejado el tipo de asistencia que la mujer desea para su parto, y según las disposiciones legales, ha de respetarse siempre que no se produzca una situación de extrema urgencia.

 

Respondiendo a una realidad: la mujer sujeto activo

Cabe indicar que, el Plan de Parto es uno de los aspectos surgidos de la apuesta por retomar el PARTO NATURAL, demandado por muchos colectivos de mujeres y, fomentado a través de los sistemas sanitarios, entendiendo que, en ocasiones, las indudables ventajas de los hospitales a la hora de atender a un parto, se han convertido en rutinas que, han dado de lado a la individualidad, la atención y, el protagonismo de la mujer.

 

Según ha recogido regiondigital.com, el Servicio de Obstreticia y Ginecología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, en su programa “Otra forma de parir: Parto de mínima intervención”, señala que el Parto es un proceso natural. Generalmente no requiere ningún tipo de intervención, salvo la observación y el apoyo continuo. El alivio del dolor se puede conseguir con diferentes métodos, sin intervenir en el proceso fisiológico natural.


A este respecto, indicar que el 80-85% de los partos son “normales” y, por tanto, se debe tender a dejar que el proceso siga su curso, “respetar a la mujer y respetar a la naturaleza”, evitando el intervencionismo y, entendiendo que los medios sanitarios están a disposición de las madres y los bebes cuando la situación lo requiere; “no se trata de epidural si o no, sino de ofrecer unas condiciones más naturales y menos medicalizadas para la mujer que vaya a dar a luz”.


El Informe Introducción a los Cuidados en el Parto Normal de la Organización Mundial de la Salud, publicado en 1996, recogía que, en las últimas décadas, se ha extendido la idea de que el cuidado durante un parto normal debiera ser similar al cuidado de un parto complicado.


Para la OMS, este concepto tiene serias desventajas, ofrece la posibilidad de que un acontecimiento fisiológico normal se convierta en un procedimiento médico; interfiere con la libertad de la mujer a experimentar el nacimiento de sus hijos a su manera y en el sitio que ella elija; conlleva intervenciones innecesarias y su aplicación requiere de un número muy elevado de parturientas en hospitales técnicamente bien equipados con el consiguiente costo.


Además, se añade que, el fenómeno mundial de la creciente emigración a la ciudad, está haciendo que muchas más mujeres estén dando a luz en unidades obstétricas, tengan partos normales o complicados; reiterando que, existe una tentación de tratar todos los partos rutinariamente con el mismo alto grado de intervencionismo tanto si son complicados como si no; provocando una serie de efectos negativos, algunos de ellos con serias implicaciones y que van desde el mero costo del tiempo, formación y equipo requerido por los numerosos métodos utilizados, hasta el hecho de que muchas mujeres rehuyan pedir la ayuda que necesitan debido al alto grado de intervencionismo.


En 2007, el Ministerio de Sanidad y Consumo, publicó “La estrategia de atención al parto”, para dar respuesta a una demanda creciente por parte de distintos sectores de la sociedad, que reclamaban una mayor calidez, participación y protagonismo de la mujer en el proceso del parto, sin que por ello disminuyese la calidad y seguridad del mismo.


Dentro de esta Estrategia, se incluye el apartado “Participación de las mujeres usuarias en la toma de decisiones”, donde se señala que, el parto ha pasado de ser un acontecimiento social compartido por la comunidad, en el que las mujeres contaban con el apoyo y experiencia de otras mujeres familiares, profesionales o amigas, a estar en manos de profesionales de la salud.


Asimismo, se indica que, la pérdida del protagonismo y control de las mujeres durante este proceso ha coincidido con el paso del mismo desde el hogar al centro sanitario, llevando a una mayor intervención sanitaria y a una invisibilidad de las mujeres.


En nuestros días, la participación activa de las mujeres para que tengan  poder de decisión en cuanto a su salud implica que éstas y sus familias conozcan en profundidad el periodo reproductivo por el que atraviesan, se involucren en los cuidados que reciben y participen activamente en el  momento del parto.


Esto puede ser favorecido por medio de información adecuada, suficiente y en el momento oportuno, acerca de las mejores prácticas existentes para lograr los mejores resultados.


Este conocimiento les permitirá consensuar con los profesionales las conductas y cuidados a seguir, seleccionando de acuerdo a sus preferencias, creencias y pautas culturales. Sin embargo, no basta con informar, es necesario crear mecanismos institucionales adecuados para la participación efectiva de los grupos de mujeres, lo que implica un cambio sustantivo en los modelos actuales de atención.


El empoderamiento de las mujeres supone que sean capaces de vivir su proceso de parto como protagonistas del mismo. Para que las mujeres puedan participar y tomar decisiones en este proceso tan importante de sus vidas tienen que estar bien informadas.


En este punto, aparece la figura del Plan de Parto pues, es fruto de la apuesta por incluir y recoger las necesidades y deseos de las usuarias y, así las decisiones sobre las prácticas a utilizarse serán compartidas, consensuadas y asumidas co-responsablemente.


De esta forma, se reitera que la participación de las mujeres en la toma de decisiones constituye un  principio de autonomía que implica la toma de decisiones conjuntas mediante un proceso en el cual, usuaria y profesional comparten información, participan en la decisión y acuerdan un plan de acción determinado.


Con todo ello, se persigue abandonar el clásico modelo paternalista en la relación médico paciente y adoptar un nuevo modelo de alianza, consenso y responsabilidad compartida; implica pasar del acatamiento y dependencia pasiva, a la cooperación y participación activa en temas de salud; y, superar el modelo clásico, donde el personal sanitario determina lo que es mejor para la persona usuaria, sin que ésta intervenga y presumiendo su ignorancia sobre su situación.


Opiniones


En declaraciones a regiondigital.com, María Concepción Real Hernández, Matrona y, consultora experta en Lactancia Materna, respecto al Plan de Parto, señala que "muchas mujeres quieren ser protagonistas de ese momento tan especial en su vida, por eso quieren que se las tenga en cuenta, que no se las convierta en enfermas, que se hable con ellas sobre sus deseos, que si están en el hospital y hay varias opciones de actuación, se las pregunte, se las informe, no solo a criterio del profesional o del protocolo escrito o no escrito de ese hospital" aunque, reconoce que "a otras mujeres les da igual, puede que solo quieran no tener dolor y que todo sea rápido".

 

Asimismo, matiza que "todas las madres, todas las mujeres, todas las personas, sabemos, o damos por supuesto, que ante una situación de emergencia, el o la profesional actuarán aún sin preguntar, pero no entendemos que TODO en el hospital sea como una situación de emergencia".

 

Junto con ello, indica que "el parto es un acto fisiológico y en la mayoría de los casos no es una enfermedad o patología, está en el principio del movimiento que nos ha llevado a que hoy estemos aquí, hablando de él".


Para esta matrona, en un parto, el personal sanitario debería tener el papel de "controlar y respetar, con humanidad, con “compañerismo”, con ternura. Informar y pedir consentimiento (verbal en la mayoría de los casos, por escrito en otros) ante cualquier actuación necesaria. Evitar el intervensionismo innecesario, por rutina. Utilizar la comunicación empática y la relación de ayuda como instrumento de trabajo. Tener en cuenta a la familia. Y en definitiva, tratar a los demás como queremos que nos traten a nosotr@s".


Mientras, Eva Martín, empresaria y embarazada de 7 meses, reconoce que apenas sabía nada del Plan de Parto pero, en una de las consultas con su matrona, le habló del tema, considera que “estaría bien que las madres pudiéramos opinar pues, cuando he preguntado a amigas sobre sus partos, casi siempre me dicen “depende de quién te toque”; yo creo que eso no tiene que ser así, está claro que pueden pasar muchas cosas pero, si todo es normal, debería ser uno de los mejores momentos de mi vida y, desde luego, debería compartirlo todo  con mi pareja y, con mi bebe,… yo desde luego, quiero estar en todo momento con ambos”.


Por su parte, María Soslaya, de 25 años, con un bebé de apenas 3 meses, subraya que estaría bien que el Plan de Parto fuera una realidad en Extremadura, “yo recuerdo mi parto en dos fases, la primera fatal pues, el equipo que me tocó era bastante antipático, tanto la ginecóloga como la matrona, era sábado de madrugada, no sé si tendría algo que ver y, se me pararon las contracciones. Pero, cambio el turno y, todo cambio, la segunda fase, todo amabilidad, dulzura, relax, …., llegaron y se presentaron, me dejaron moverme un poco, me explicaron todo lo que me iban haciendo, fui dilatando y, en dos horas, nació mi niño, rodeada de cariño y, fue de lo mejor que me ha pasado en la vida”,


“No entiendo cómo pude ir de la noche al día, no quiero pensar haber tenido a mi niño en otras circunstancias, me encantó que me pidieran opinión, que me consultaran y, sobre todo, que me acompañaran…no sé hasta que punto valdría un Plan de Parto pero, está claro que podríamos al menos opinar y decidir y, el personal fuera cual fuere lo tendría que tener en cuenta”.


Y, Pedro Delgado, informático de 28 años, padre de una peque de 15 meses, considera importante que sea como sea, los padres puedan también opinar, “los papás también somos parte de este proceso, no físicamente pero, si psicológicamente, estamos implicados como acompañantes y como protagonistas, mi mujer tuvo cesárea y, a mi niña se la llevaron a neonatos pero, tanto entendido que, en otros lugares, existe la posibilidad de que el contacto “piel con piel” pueda ser con el padre, cuando la madre no puede, a mí me hubiera gustado, ella no habría estado sola, habría estado con su papá….. creo los avances médicos son incuestionables pero, también deberíamos no olvidar lo básico, lo natural… lo primario y, en este proceso, el padre también existe y, es una opción”.

 

 

Fuente: http://www.regiondigital.com/periodico/portada/plan_de_parto_las_mujeres_pueden_decidir_a_la_hora_de_dar_a_luz-137542.html

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

ONDE ESTÁ?

July 6, 2017

1/1
Please reload

Recent Posts

April 20, 2020

December 2, 2019

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags