EL DOLOR EN EL PARTO

September 18, 2017

 

 

 Todos hemos escuchado que el parto es uno de los momentos más dolorosos que existen, que no hay dolor que se le iguale y que no hay manera de evitarlo. Para muchas mujeres es un problema enfrentar el parto, han estado en constante estado de estrés y de angustia durante toda su gestación, por el miedo de sentir dolor y sufrir en el momento de dar a luz. Y esto se ve confirmado por las múltiples historias de vida, donde las mujeres se han visto superadas por las emociones, miedos y falta de contención. Entregando su cuerpo y sus emociones al sistema, donde dejan de ser mujeres para ser pacientes que cursan una patología, que necesitan medicamentos, porque no se confía en sus propios cuerpos ni tiempos, donde doctores asumen el papel de dioses, dictando lo que les parece conveniente hacer o deshacer, dejando desprovistas a las gestantes, de su escencia de madre y de mujer. Teniendo como resultado altísimas tasas de cesarías, muchos procedimientos innecesarios y madres traumatizadas.

 

Si preguntamos a cualquier especialista medico, en la actualidad, nos va a decir que el dolor del parto se debe, sobre todo, a las contracciones de los músculos uterinos y, en cierta medida, a la presión que ejerce el bebé sobre el cuello del útero. Este dolor se manifiesta en forma de retortijones y espasmos de la zona abdominal, inguinal y dorsal, acompañados de cansancio y dolores generalizados. Algunas mujeres también experimentan dolor en los costados y en los muslos. Otra causa de los dolores durante el parto es la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre la vejiga y los intestinos, así como la dilatación del canal del parto y la vagina.

 

A pesar de que suele considerarse que el parto es uno de los episodios más dolorosos de la  experiencia humana, el dolor varía mucho de una mujer a otra y de un embarazo a otro. Las mujeres experimentan los dolores del parto de forma diferente —en algunas son parecidos a los espasmos menstruales; otras experimentan una fuerte presión; y otras, oleadas de un dolor muy intenso que se asemejan a los retortijones que acompañan a los episodios de diarrea. Además, las madres primerizas tienden a atribuir al dolor una intensidad superior que las que ya han tenido hijos.

 

En la actualidad, muchas mujeres se enfrentan al trabajo de parto con el objetivo de resistir el dolor tanto como les es posible antes de pedir la administración de un analgésico. Esto es perfectamente comprensible y natural debido a que la intensidad del dolor durante el trabajo de parto es impredecible.

 

La incorporación de la anestesia y otros métodos de alivio del dolor durante el parto durante el siglo XIX y principios del XX no escapó a la regla. Algunos médicos se vieron tan seducidos por los poderosos efectos de las drogas nuevas que tenía a disposición (cloroformo, opioides, 'el sueño crepuscular') que las utilizaban indiscriminadamente. Sin embargo, la utilización de drogas nuevas sin crítica alguna provoca invariablemente una contrarrevolución. El uso excesivo de sedantes y analgésicos durante el trabajo de parto a  comienzos de este siglo fue el preludio de la creación del movimiento llamado Movimiento en favor del parto natural.

 

Este movimiento se origino en 1914 cuando Behan postulo: “Al igual que la menstruación, el parto debería ser un proceso indoloro. Fue el avance de la cultura lo que lo convirtió en doloroso ya que para las mujeres de razas primitivas el dolor no existía”.

 

El Dr. Grantly Dick-Read propuso el mismo argumento en 1933. Mas tarde, la filosofía de Dick-Read sufrió modificaciones en otros países. Fue en 1947 que se describió el concepto de de psicoprofilaxis por primera vez por un psiquiatra ruso llamado Velvovsky y fue años más tarde modificado por Lamaze y Vellay en Paris en 1952.

 

La educación prenatal, las técnicas de respiración y la relajación ocuparon también un lugar de importancia con esta técnica. Más recientemente, Leboyer introdujo un enfoque algo más novedoso aunque sustentado en conceptos similares. A semejanza del movimiento del sueño crepuscular, la mayoría de los enfoques mencionados con anterioridad estuvieron orientados a satisfacer las necesidades de los consumidores.

 

Las técnicas del 'parto natural' que se sustentan en manejo del dolor por medios no farmacológicos están en su mayoría basados en prácticas que fueron descriptas hace siglos. Estas técnicas gozan, en la actualidad, de la misma importancia tanto se utilicen solas o bien como aditamento del uso de drogas analgésicas. Sin embargo, no se utilizan de manera exclusiva o rígida como lo describieron Dick Read y Lamaze. En nuestros días, se alienta a las mujeres a 'sincronizar con su propio cuerpo' durante el trabajo de parto y a adoptar las técnicas que les resultan más apropiadas. Tales técnicas, que reciben el nombre de técnicas de 'parto natural', han tenido una importante influencia en el manejo del dolor del parto a pesar de que no resulta estrictamente preciso que reciban el calificativo de 'naturales' ya que la mayoría de ellas son adquiridas. Técnicas tales como la contraestimulación y la adopción de patrones de respiración especiales carecen de toda naturalidad (reacción instintiva).

 

Según Casilda Rodrigañez el dolor en el parto se desarrollo cuando comenzamos a ser una sociedad patriarcal,  subyugando a la mujer al dominio de hombre, privándola de su poder y sobre todo castrándola en su capacidad de placer sexual, como se manifiesta en la biblia, Y parirás con dolor… “A la mujer dijo: multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos;”… Génesis Cap. 3 Vers 16.

 

La autora sostiene  que en el periodo 2000-2500 a.c., donde el placer de la sexualidad, vista desde una cultura matriarcal, no es distinta, al sentir placer al parir y a los cuidados del recién nacido, donde se desarrolla la cualidad específica de la lívido materna, es el devenir pasional e irrefrenable por cuidar de la pequeña criatura (que es, por otro lado, quien la ha inducido); pasión por alimentarla, protegerla de la intemperie, del frío y de la sequías, para darle bienestar; esta pasión desarrolló la imaginación y la creatividad de las mujeres para recolectar, hilar, tejer, hacer abrigos, conservar y condimentar alimentos, hacer cacharros con barro, etc. El cuidado de la criatura se convierte en la prioridad absoluta de la madre y a su lado, el interés por las demás cosas se desvanece. Es la condición misma, la cualidad del deseo y de la emoción materna, que para ese cuidado de la vida mana de los cuerpos maternos. Cualquier invento de amor espiritual no es sino una mala copia, un pálido reflejo de la intensidad, de la pasión y de la identificación absoluta del cuerpo a cuerpo madre-criatura.

 

Y esta cualidad específica de la libido materna, no es una casualidad ni una arbitrariedad. El cuerpo materno durante la exterogestación es nuestro nexo de unión con el resto del mundo durante la etapa primal, porque desde ese estado de simbiosis se pueden reconocer nuestros deseos y necesidades; a la vez que ese estado potencia las facultades y energías necesarias para satisfacerlas.

 

Ahora sabemos que esto se llevo a cabo, gracias a dos maravillosas hormonas, la Oxitocina o la Prolactina llamadas “hormonas del amor”. Cuyo papel es la creación del vínculo mama-bebe, tan crucial para el correcto desarrollo del cerebro en sus primeros años. También incluso me atrevo a decir, como generador de cambios sólidos de conciencia social: existen numerosos estudios sobre la relación entre la violencia y la falta de placer corporal y contacto en la primera infancia, En la antigua Grecia post-micénica los espartanos tiraban a los bebes al suelo para obtener buenos guerreros de los que sobrevivieran al trauma.

 

Fisiológicamente estas hormonas cumplen una gran labor:

 

 OXITOCINA: La oxitocina endógena que es la que nuestro cuerpo produce, nos capacita para amar. La segrega nuestro cerebro primitivo, liberándola por la parte posterior de la hipófisis. Tiene dos clases de efectos:

 

Efectos mecánicos: Durante el coito produce el reflejo de eyección del semen y las contracciones uterinas durante el orgasmo. Durante el Parto produce el reflejo de eyección del feto con las contracciones uterinas.

Efectos comportamentales: También esta hormona es generadora de Vínculos. Por eso es también llamada “hormona del altruismo”, del olvido de sí.

 

En la leche humana hay oxitocina y el bebé la absorbe cuando mama. En los vínculos de primera generación que sería un acto sexual la oxitocina crea cierto tipo de vínculo, cierta disposición u olvido de sí mismo hacia el otro. Aquel comentario de que hacer el amor crea vínculo sería cierto desde la fisiología por la acción de esta hormona.

 

En cuanto al parto y lactancia, en la hora siguiente al nacimiento se da un pico de oxitocina estimulado por el primer contacto madre-bebé. Esta sobredosis hormonal promueve el vínculo maternal tan necesario para el equilibrio emocional tanto de la madre como del bebé.

 

PROLACTINA: Es la hormona indispensable para que el pecho segregue leche. Pero también produce otros efectos. Empuja a los animales a construir sus nidos y a defender a sus crías en situaciones de peligro. También reduce la libido e incluso tiende a provocar comportamientos de sumisión y cierto grado de ansiedad. Esto tiene sus ventajas para la supervivencia de la especie, parece ser. Cuando una mujer amamanta la sumisión a las necesidades del bebé es lo que hace que el bebé no corra peligro y la ansiedad provoca que el sueño no sea demasiado profundo para seguir alerta durante la noche por ejemplo.

 

“La maternidad es un proceso sexual femenino. El tipo de mecanismo que activa la eyección del flujo que lubrifica la vagina para el coito, o que bombea el líquido seminal y produce el reflejo de eyección del semen es el mismo que el reflejo de eyección de la leche y también el del reflejo de los músculos uterinos para el proceso de parto. Por eso la humedad ha sido símbolo de Sexualidad.”

 

“La desconexión interna corporal de las mujeres ha permitido la ocultación del papel del útero en la sexualidad. En los tratados de sexualidad tántrica el Yoni que significa útero se traduce por vagina, porque en nuestro paradigma útero no existe. Pero digan lo que digan los manuales de sexualidad, el útero es el órgano del placer. El funcionamiento y la envergadura del útero explican la famosa capacidad orgásmica femenina puesta de manifiesto por Serrano Vicens, quien comprobó que dicha capacidad no es ni mito, ni enfermedad y que la ninfomanía es un epíteto calumnioso y misógino para tratar de hacer anormal o patológico lo que es normal y natural.” (Textos extraídos de los libros de Casilda Rodrigañez)

 

Teniendo en cuenta la capacidad orgásmica de un Útero sano, no reprimido, nos situamos en posición de comprender la posibilidad de que un parto no debería ser doloroso e incluso me atrevo a afirmar que puede llegar a ser orgásmico para algunas mujeres que conservan su útero totalmente relajado, vibrante. Claro, que no es muy común en nuestra sociedad. Las contracciones dolorosas que vivimos en un parto tradicional son debidas a la atrofia y tensión de los músculos que le envuelven. Esta atrofia viene dada también por la contracción crónica de nuestros músculos pélvicos por represión sexual desde nuestra infancia incluso por mensajes culturales muy tempranos.

 

Es posible recuperar este músculo cuya atrofia se le llama “Útero espástico”. Para entenderlo sería similar a cuando tenemos un tirón muscular por causa de haber forzado un músculo que no lo teníamos en forma. Esa es la contracción espástica. La contracción sana sería un abrir poco a poco de una forma relajada y paulatina.

 

Las estructuras neuromusculares del útero están compuestas por músculos longitudinales y  otros circulares que funcionan como un par sincronizado. Los circulares son los que cierran (el cérvix) y los longitudinales los que empujan para hacer descender el feto. Cuando esto sucede, el sistema nervioso simpático que inerva las fibras circulares tiene que desactivarse para que estas fibras aflojen la tensión y no ofrezcan resistencia al movimiento de las longitudinales, que están inervadas al parasimpático. Este funcionamiento nos hace concluir que el miedo, que mantiene activo el simpático, es el que produce el parto con dolor, porque mantiene las fibras circulares contraídas y apretadas ofreciendo resistencia al movimiento de las longitudinales; los tirones que entonces pegan las fibras longitudinales a las circulares producen el conocido dolor del calambre.

 

Efectivamente, la dificultad del parto en general no tiene que ver con las famosas caderas estrechas sino con la distensión de los músculos del útero, y el dolor de las contracciones del parto son calambres.

 

Por todo lo expuesto podemos decir, que estamos en perfectas condiciones para poder disfrutar la exquisita experiencia de ser mujer, viviendo una sexualidad plena, que no termina con el acto sexual, sino que se proyecta en todos los aspectos de nuestra vida, permitiéndonos tener a nuestros hijos de manera natural, segura y placentera.

 

Es nuestro deber llevar este mensaje a todas nuestras hermanas, hijas, abuelas y madres.

 

 

 

Referencias y Bibliografía

 

READ, G.D., Revelation of childbirth, William Heinemann Medical Books, 1945.

Junto con una investigación sobre el parto sin dolor en aborígenes africanas y también sobre los nociceptors que determinan la sensibilidad al dolor.

MARTIN CALAMA, J., 'Fisiología de la Lactancia'. Asociación Nacional de Pediatría, ed. Médica Panamericana, Madrid 2008

ODENT, M., El agua, la vida y la sexualidad, Urano, Barcelona 1991.

PARÉ, A. L'Anatomie, Livre I, 'Sur la generation', 1575.

Citado por Yvonne Knibielher en Histoire des Mères, Montalba, 1977.

Casilda Rodrigañez y Ana Cachafeiro. Ed.Nossa y Jara. “La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente”

Textos de Casilda Rodrigañez. www.casildarodriganez.org

LEBOYER, F., El parto: crónica de un viaje, Alta Fulla, Barcelona 1976.

www.orgasmicbirth.com

http://doulasparto-ongap.wikispaces.com/06.+A+dor+do+parto+e+m%C3%A9todos+n%C3%A3o+farmacol%C3%B3gicos+%28Maru%29+04-08Abr

 

Nicole Noelke tiene 25 años, es Terapeuta Natural y doula, vive en Chile. Email de contato: nicolenoelke@hotmail.com. Trabajo de conclusion de curso de formacion en Educadora Perinatal.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

ONDE ESTÁ?

July 6, 2017

1/1
Please reload

Recent Posts

April 20, 2020

December 2, 2019

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags