MENSTRUAR PARA EVOLUCIONAR

Marina Lembo

partera argentina

Entre todos los temas profundos e interesantísimos estudiados en el curso online de las Amigas do Parto, La Tienda Roja, elegir qué tema desarrollar me fue un tanto difícil. Pasé por ‘La Casa’, ‘La espiritualidad’, ‘El parto’, ‘El erotismo’, ‘El cuerpo- con curvas de la mujer’, ‘La relación con las mujeres y/o con los hombres’, ‘Los sueños’… hasta que llegué a ‘La menstruación’. Y sentí una certeza en la cual me sentí a gusto. Quizás justo porque en medio de la incertidumbre y la duda, comencé a sangrar.

Hace dos años empecé a recibir información acerca de la maravilla del sangrado femenino. Esta información apareció a través de diferentes textos, entre ellos ‘Cuerpos de Mujer, Sabiduría de Mujer’ de Christian Northrup y ‘The Circle of Life’ de Elizabeth Davis; y de conferencias internacionales como el Congreso organizado por REHUNA en el 2005. Desde entonces el tema me siguió interesando y lo profundicé realizando talleres vivenciales como La Rueda Purpura, coordinado por Myriam Wigutov y leyendo textos de Vicky Noble como ‘El Poder Natural de la Mujer’ y ‘El asalto al Hades’ de Casilda Rodrigañez. Lo que me llevó a cambiar de actitud hacia los cambios ‘molestos’ que aparecían al correr de la vida de una mujer. Mi vida.

Decidí entonces trascender la mirada biologicista, acotada en estudiar a la menstruación como un producto de la interacción de hormonas ovaricas y cerebrales para la preparación de una gestación que nunca se concretó; para desarrollar lo tabú, es decir lo sagrado, y lo desconocido de la naturaleza y de los potenciales femeninos durante el ciclo menstrual que permanecen bajo tierra hace ya miles de años.

La sociedad y la cultura

Todas las culturas y las sociedades tienen ritos de pasajes. Dependiendo de cada una de ellas, estos ritos pueden ser celebraciones amorosas o violentas. Una fiesta o un trauma con temor a lo desconocido, esto no sólo incluye a la menarca, sino también al parto, a la menopausia y a la muerte.

En la India, por ejemplo, las parteras que lidian con la sangre femenina del parto, son parte de la casta mas baja dentro de la organización social. Para la cultura judeo-cristiana, desde tiempos del Antiguo Testamento, la sangre de la mujer es algo sucio y peligroso; por su naturaleza ‘contaminante’ las mujeres se recluían en la ‘Tienda Roja’. Pero allí se reunían con las demás. Es sabido que las mujeres que tienen una relación cercana menstrúan al mismo tiempo, algunas las llaman ‘hermanas ováricas’. Y al estar juntas lejos de las obligaciones domestico-cotidianas, podían nadar en las profundidades, inspirarse e inspirar a las otras y otros. Esta fuente de poder femenino, la visión, la intuición, la percepción, la clarividencia; manifestada durante todo el ciclo, pero por sobretodo en el tiempo del sangrado; era homenajeado y venerado en las sociedades matrifocales de hace 5.000 años a.C. Incluso tenían oráculos que eran visitados y consultados.

En la actualidad, desde la comunicación nos transmiten el sangrado como un valor negativo. Algunas dicen “Me enfermé”, el sangrado es visto como opuesto a la salud. Otras dicen “estoy indispuesta”, quizás verbalizando su no disponibilidad para con los otros, sólo esta dispuesta a estar con ella; o quizás tambien habla de no estar en condiciones para recibir a un hombre por mancharlo. En Argentina, las publicidades de tampones muestran lindos traseros de mujeres usando pantalones de color blanco bien ajustados, caminando y meneandose por la calle bien ejecutivas. Bien masculino, extrovertido, puro y limpido. Desvirtuando lo que en realidad ocurre. De igual manera la industria farmacológica, que recauda miles de billones de dólares, en los medicamentos dirigidos al mercado femenino; desacraliza a la menstruación (con los anticonceptivos hormonales) y ofrece ‘caretas’ (con los análgesicos) para ocultar que las mujeres desconectadas con Su Naturaleza padecen de dolor y estan ‘enfermas’-psiquica, afectiva, espiritual y somatizando físicamente.

El control sobre el ciclo menstrual (el día de aparición y cantidad de sangrado) inhibe el poder femenino de recibir la inspiración, a través de todo el ciclo y de toda la vida, que le permite y facilita ‘caminar’ hacia la sabiduría. El dolor menstrual, como ocurre con otras afecciones físicas en otras partes del cuerpo, indican que algo anda mal. Al tratarse de un órgano femenino, refleja un conflicto entre la realidad femenina: con lo que se espera de ella y de sus roles sociales. [A veces me pregunto si todo lo que sucede es dirigido por una conciencia masculina perversa].

Podemos sanarnos y sanar a los demás y al planeta honrando nuestro sangrado. Personalmente encontré que usar toallas femeninas NO descartables de tela es una manera de hacerlo. No tiro mi sangre a la basura en plasticos absorbentes. Junto mi sangre en agua donde remojo las toallas y con esa agua riego mis plantas, priorizando a las que estan enfermas. El proceso de lavarlas, guardarlas y cuidarlas es una forma de reconocer la importancia de mi sangre y de mi cuerpo también. Desde que uso las tollas femeninas de tela, mi vulva está feliz. Cada vez má circulan informes del potencial cancerígeno que tienen los tampones y toallas femeninas descartables como un efecto muy peligroso. Pero solo nosotras sabemos las irritaciones de la piel y la picazón que generan por mantener la humedad y ser materiales sintéticos no naturales, que también nos lastiman.

Es interesante extrapolar la imagen que nos quieren imponer con lo que realmente necesita una mujer que experimenta un sangrado. Por lo general, ya sea en mayor o menor conexión con el propio cuerpo y con las propias emociones, existe una necesidad de salir del mundo para retirarse y descender a las profundidades del propio ser, de la especie, del Espiritu, a la ‘oscuridad’; donde todo termina y todo comienza nuevamente. Personalmente, en vez de usar un pantalón blanco ajustado; prefiero usar polleras de algodón o hilo (para ‘respirar’), de colores de la gama del marrón-oscuro o color tierra. Y si viviera en un lugar con parque, me encantaría acuclillarme y descargar allí mis fluídos sagrados, como una ofrenda y devolución a la Pacha Mama (la Madre Tierra, La Madre Divia, La Diosa); sintiéndome y siendo poderosa al ser reflejada por la naturaleza próspera y fuerte, regada y nutrida por mi menstruación. Cuando menstrúo siento mi cerebro en el útero, los primeros días son los más intensos y preferiría no hacer ninguna actividad que me requiera enfocar la atención. Sólo me atrae descansar y relajarme para dejar salir el sangrado.

Social y culturalmente, no se permite que la mujer disminuya el ritmo cotidiano. En Argentina, dentro del contrato laboral existían los llamados ‘Días femeninos’; los cuales estaban destinados a los días de menstruación. Hoy ya no existen más o cayeron en desuso. En una reunión con amigas, donde salió el tema de la naturaleza femenina y de la desconexión de las mujeres de lo que les pasa y necesitan; una amiga ingeniera electricista me dijo que ella no puede faltar al trabajo y quedarse en jogging y pantuflas en la casa como quisiera, por lo que no le queda otra opción que tomarse un Ibuevanol® e ir a trabajar. Pero aún hoy, existen poblaciones (mayormente vistas en medios rurales donde se mantienen los ‘mitos’ y ‘cuentos’ populares) que sostienen que una mujer sangrando no puede tocar el fuego; porque si ello ocurriera, algo terrible resultaría. Esta creencia parece excusar a la mujer menstruando de cocinar y ocuparse de otras cuestiones del quehacer doméstico de servicio a los demás.

Ciclos

Hablar de la menstruación, es hablar del Ciclo menstrual, de la Naturaleza cíclica de la mujer y de la Humanidad. El ciclo de Toda una vida se recrea en un ciclo menstrual-mensual. Y el ciclo de todo un año también se refleja en un ciclo menstrual- mensual.

Diseñé el siguiente cuadro para mostrar el paralelismo dinámico entre la menstruación, las estaciones del año y su relación con la siembra y la cosecha, las etapas de la luna y la vida de una persona. Vale decir, que fue la Mujer con sus ciclos quien desarrolla la agricultura.

Menstruación Preovulación Ovulación Premenstruación

Luna nueva Luna creciente Luna llena Luna menguante

Invierno Primavera Verano Otoño

Anciana-Muerte Doncella Madre Mujer menopausica

Cuando menstrúo me siento como la tierra en reposo, que se deja descansar, para luego renovarla para que vuelva a ser fértil. Me meto para adentro y me siento con poca energía para todo. La luna está toda tapada. Hay oscuridad. Tiempo de poda. ¿Dolor?

Cuando voy camino a la ovulación y saliendo de la ‘muerte’, renazco. Me siento fabulosa, llena de ideas, de nueva vitalidad, saliendo para afuera como la primavera. Tiempo de siembra.

Cuando ovulo, acepto todo, soy gentil y tolerante; como una mujer madre. Crecimiento, creatividad.

Cuando me acerco a la menstruación, nuevamente, pongo limites mas facilmente, pero por hartazgo. Me replanteo mi vida en ese momento en los aspectos que quiero cambiar porque me perturban. Tiempo de cosecha.

Si bien disfruto de todas estas etapas del ciclo, me gusta menstruar especialmente. Lo ansío, espero ‘esos días’ que con seguridad serán intensos, pero reveladores (si me conecto y lo permito). Durante mí sangrado mis ‘canales’ están más dilatados y ‘la visión’ (no me refiero a la vista ocular) está despejada. [Todo esto está demostrado científicamente, pues se descubrió que existe relación entre los ovarios, la secreción hormonal y la psique y el comportamiento conductual y cerebral de la mujer].

La menstruación me recuerda que soy mujer. Y la Madre me recuerda que si me resisto dolerá más, y si me relajo hasta puede ser sabroso.

Una noche, de estos días de menstruación de esta semana, cuando me fui a dormir, recostada con la cabeza en mi almohada en ese estado saliendo de la vigilia y entrando en el sueño dije en voz alta “Hoy tuve un día alucinante”. Honestamente no fue un día particularmente extásico. Tan sólo me sentía conectada nuevamente.

Conclusiones

Para mí “Desangrarse, sin dañarse” es cambiar la piel como lo hace la serpiente. Es desprenderse de algo viejo. Es evolucionar.

#Menstruação

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Nenhum tag.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2018 Amigas do Parto

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now