ELABORACIÓN DEL PARTO: LA DOULA Y SU INSERCIÓN EN LA FAMILIA

La doula debe tener conciencia de la importancia y lo que implica la elaboración del parto para poder ayudar y guiar a la mujer hacia ese camino, pues la mujer por si misma puede no saber que decir ni como hacerlo.

Introducción

La elaboración del parto me parece fundamental para cualquier mujer. Creo que todas deberíamos saber y ser conscientes de la importancia de elaborar nuestro propio parto como punto de clave para el inicio de la maternidad. Además, la inserción de la doula en la familia es un factor positivo y de gran ayuda para esta mujer que comienza una nueva etapa de su vida. Trataré de mostrar cómo la doula, desde su trabajo, puede ser apoyo y contención, ayudando en los aspectos más simples y en otros más profundos, siempre basados en el amor y en el respeto hacia la mujer, su pareja y su familia o entorno más cercano, y por sobre todo, con la necesidad de generar un espacio de empoderamiento femenino, que sólo se alcanzará si las mujeres conseguimos vivir la maternidad de manera consciente.

La elaboración del parto y su importancia

En primer lugar me gustaría profundizar en lo que significa elaborar nuestro propio parto.

Al pensar en la palabra parto, la primer idea que nos viene a la mente es que esta relacionado con un acto exclusivo de los mamíferos, de las mujeres, y que involucra principalmente nuestro aspecto fisiológico. A tan mínima expresión ha sido reducida esta experiencia vital del ser humano. Entonces, lo que trato de decir, es que el parto es mucho más que un mero acto fisiológico, porque a diferencia de otros mamíferos, nosotras somos, pensamos, sentimos, y esto involucra aspectos mentales emocionales y también físicos. Es así que al momento de parir, no pedemos ignorar que también estamos siendo influenciadas por estos aspectos, que a su vez son influenciados por nuestra historia personal, nuestra familia y comunidad.

Durante el curso, cuando tratamos este tema, Adriana, quien fue la formadora que desarrolló esta temática, planteó el concepto de que el parto permanece muchas veces como una experiencia blanca*, idea totalmente desconocida para nosotras. Esto quiere decir que muchas veces esta experiencia, haya sido positiva o negativa para la mujer, es algo sobre lo cual no se piensa o no se sabe qué pensar. Muchas mujeres no tienen idea sobre qué es el parto, más allá del hecho que corresponde al nacimiento de su bebé. Consecuentemente, cuanto más fuerte es la vivencia, sobre todo si fue negativa, mayor es la confusión que sigue*.

Al elaborar nuestro parto estamos dándole un significado, una comprensión consciente de este suceso trascendental en nuestras vidas. Esto ayudará a fortalecernos, a confiar en nosotras, nos da la posibilidad de expresarnos, ponerle palabras a esta experiencia, para poder entenderla como un todo, y así comenzar nuestra maternidad de manera más instintiva y a la vez con conocimiento de todas las emociones y pensamientos que se desencadenaron junto a este acto fisiológico. Esta elaboración tendrá un sentido propio para cada una, ya que cada mujer, parto y nacimiento son únicos e irrepetibles.

¿Cuál es el rol de la Doula en la elaboración del parto?

La doula debe tener conciencia de la importancia y lo que implica la elaboración del parto para poder ayudar y guiar a la mujer hacia ese camino, pues la mujer por si misma puede no saber que decir ni como hacerlo. Llevarla a este lugar donde ha experimentado algo muy fuerte, puede no ser fácil, pero la doula postparto debe tener esta comprensión y la paciencia. En seguida, la escucha se hace el medio principal, junto al apoyo a la lactancia para que se sane la(s) herida(s) y desarrolle el vínculo mamá-bebé*. Esto también le permitirá entender que no solamente debe y puede sentirse bien o feliz, sino que además puede sentirse asustada, con miedo, cansada o de cualquier otra manera, y esta en todo su derecho a sentirlo y expresarlo.

Dentro de la experiencia que implica el parto, a la mujer le pudo haber sucedido lo siguiente:

1) Tuvo un parto óptimo, como ella quería, está eufórica.

Elaboración: ¿qué significó para ella el parto? ¿Qué emociones le produzco? ¿Cómo ella se siente hoy? ¿En qué se siente diferente con respecto a la mujer que era de antes de parir? ¿Cómo se visualiza hoy como madre?

Con estas preguntas, vamos guiando a la mujer hacia un autoconocimiento y apropiación de la experiencia, otorgándole un significado no sólo fisiológico al mismo, sino que lo llevamos a un plano mas profundo e íntimamente relacionado con su ser mujer. Esto también le permitirá entender el porqué de esa euforia que siente.

2) Esperaba un parto natural y no lo tuvo.

Elaboración: ¿Qué sucedió? Ella generalmente no lo sabe (a menos que haya sido una emergencia real). Entonces: debemos dejarla hablar sobre cómo se siente. Mientras tanto, la doula debe saber que algo no estaba bajo el control de esta mujer. No sólo el mecanismo de parto en si, sino también fantasías que pueden haber acompañado su preparación. Muchas mujeres tienen solamente una preparación física e informativa del parto. Las emociones quedan "aprisionadas" en el pecho. Son esas que ahora deben salir. Puede tratarse de la maternidad, del marido, de ella misma, de cualquier cosa. Debemos ayudarla a dejar salir todo lo posible, maternarla para que eso suceda, no solamente para calmarla.

En este caso, la doula debe ayudar a que la mujer se abra a la reflexión, con mucho respeto, sutileza y paciencia, sin juzgar ni dar recomendaciones, solo apoyándola para que pueda canalizar las emociones contenidas y elaborar sus propias respuestas, estas que brotaran de su sabiduría oculta.

3) Lo más común. La mujer tuvo el parto sin ninguna preparación. La experiencia la dejó en estado de shock -porque es una experiencia verdaderamente fuerte- y está aturdida hace semanas.

Elaboración: Maternarla para que pueda contar cómo fue (para esta mujer va a ser más fácil contar el parto en si), e ir preguntando cómo se sentía en cada momento del parto, lo que pensaba que iba a ser, si se preparó de alguna forma, que le pareció la atención que recibió por parte del hospital, del médico, etc.*

En este caso, la doula puede ayudar a la mujer a revivir su parto, reconstruyendo esta experiencia que ella sólo percibió como algo físico, sumándole la parte emocional, y así lograr una conexión más profunda con su interior.

Estas son algunas de las diferentes maneras en que una doula puede abordar la elaboración del parto. La idea principal es que las mujeres nos reconectemos con nosotras mismas, con nuestra esencia y origen, con la naturaleza y lo natural, para fortalecernos, aceptarnos, amarnos y así poder entregarnos a nuestros hijos y a todo lo que implica la maternidad consciente.

La doula y su inserción en la familia

La mayoría de las mujeres NO confiamos en nosotras!!! Creo que sabemos, pero la baja autoestima, el descreimiento, la desvalorización machista sobre las mujeres, de tantos años, hizo que ya no creamos en nosotras, ahora debemos recuperar ese conocimiento, podemos conectarnos con lo femenino perdido/olvidado...es una tarea lenta, silenciosa, personal y paciente, que con la maternidad tenemos esta gran oportunidad de lograr... con un embarazo y nacimiento respetados, cuidadas, contenidas, apoyadas por una doula, por ejemplo...*

Luego del parto, las mujeres nos encontramos con la realidad que se nos presenta al desnudo, mostrándonos que muchos son los cambios y decisiones que deberemos afrontar y tomar. Preparadas o no para esto, está claro que necesitaremos mucha paciencia, ayuda, contención y apoyo de nuestra pareja, familia o entorno más cercano para salir adelante los primeros días, inclusive las primeras semanas. Es aquí donde el trabajo de la doula puede marcar la diferencia, posibilitando que el retorno al hogar sea positivo y acompañando a la mujer para que transite un posparto consciente, más tranquilo y armonioso. Su presencia debe propiciar un ambiente de seguridad, protección, respeto hacia la mujer, el recién nacido y la familia, en relación a este proceso natural y lo que conlleva el mismo.*

¿De qué manera la doula se vincula con la familia?

Una vez concluido todo el proceso del parto (si fuese un parto domiciliario), o al volver a nuestro hogar con el bebé (en el caso de haber parido en un centro de salud), poco a poco y con el paso de las horas y los días, nos encontraremos con que no podemos dedicarnos a todas las obligaciones que cumplíamos antes, que no nos sentimos capaces de atender y entender muchas de las necesidades del bebé, y esto puede llevarnos a sobreexigirnos, sentir miedos, culpas o inseguras con las decisiones que tomamos o debemos tomar en relación a la crianza de nuestro hij@.

La presencia de la doula ayudará a que la mujer pueda dedicarse exclusivamente a lo que la situación amerita: ocuparse de ella y su bebé, fortalecer ese vínculo madre-bebé indispensable para el desarrollo físico y emocional de su hij@, darse el tiempo para conocerse y descubrirse como madre de ese determinado niñ@.

Por otro lado, la doula también pude encargarse de cuestiones tan simples como el orden o limpieza de la casa, atender el teléfono, cuidar al bebé mientras la madre se higieniza o de otros niños si los hubiese, en fin, todas aquellas tareas que recaían sobre la mujer exclusivamente y ahora debe saber delegar. Estos pequeños actos dan la posibilidad de que cada integrante de esta familia, (ya sea si fuese el primer hijo o no) tenga un espacio para el encuentro, el descubrimiento y la reflexión individual y grupal partiendo de la nueva dinámica familiar.

A cada mujer que acompañemos, se le debe animar a que busque compañía de personas que respeten sus deseos o expectativas, ni que traten de imponer sus ideas con respecto a como debe cuidar al bebé, porqué esto solo le generará angustia y una baja autoestima. En este caso, la familia debe ser consciente de estas necesidades de la recién madre y el bebé, respetarlos a ambos, a sus tiempos y creencias. Esta es la manera más simple y amorosa de apoyarla, confiando en sus decisiones.

Conclusión

Al profundizar en estos temas, no puedo dejar de destacar, que la doula, de manera humilde, respetuosa, amorosa y consciente, guía a la mujer que acompaña, hacia su empoderamiento. Esta no es una tarea fácil, ni de menor importancia. Elaborar el propio parto es para muchas mujeres el broche final, el cierre de una etapa, la despedida de esa otra mujer que fue y la bienvenida a esta nueva que es. Si todas pudiéramos alcanzar plena conciencia de lo que significa sumergirnos en esta experiencia, poder expresarla libremente, llenarnos de ella, revivirla para entendernos, conocernos y en muchos casos sanar heridas del alma, cuanto dolor nos podríamos evitar!

Pienso que todas las mujeres deberíamos reclamar por esa contención, ayuda, respeto y espacio que en la doula se puede encontrar. Liberémonos de tanta autorepresión, permitámonos reconocernos y aceptarnos, de una vez por todas, como parte de la madre naturaleza.

Comparto con ustedes este fragmento de un artículo de la autora Laura Gutman, donde creo se explica, a mi manera de ver, el rol de una doula posparto.

“En cualquier caso, una madre no puede entregarse a la demanda y a la desintegración psicológica que supone la atención de un bebé recién nacido, si no cuenta con personas sostenedoras, amorosas y sabias, en quienes delegar casi todos los aspectos del mundo material. A ellas les corresponde incitarnos a la introspección, a la conexión con nuestro hijo, al despojamiento de otras preocupaciones, y al florecimiento de nuestras intuiciones que nos harán comprender al niño pequeño gracias a la conexión con nuestra memoria filogenética. …Encontrar a las personas adecuadas para que nos sostengan durante el primer período en casa, no es fácil. Tienen que ser capaces de observarnos sin juzgarnos, y poder “salir de la escena” para actuar sólo como facilitadores del vínculo que estamos desplegando madre e hijo, que será diferente en cada caso. Porque no importa si hacemos las cosas bien. Sólo importa que tengamos “vía libre” para el encuentro con nuestro ser más profundo, por lo tanto, con el ser que acaba de nacer. Las personas sostenedoras tienen que tener confianza en que cada relación va a encontrar su modalidad, pudiendo tener disponibles palabras amorosas para aliviarnos, diciéndonos que si escuchamos los mensajes del alma y actuamos según nuestras más íntimas creencias, encontraremos el modo de entendernos con nuestro hijo. …Estas personas sostenedoras tienen que cumplir el rol de protectores de la díada y al mismo tiempo de guardianes de los depredadores emocionales.”

Bibliografía:

Llegar a casa con el bebé – Artículo de la autora Laura Gutman

http://www.lauragutman.com.ar/articulos.html

* Fragmentos tomados de los intercambios de idea del foro de discusión entre las participantes del curso “Doula Posparto”, primer semestre 2010.

Sandra Gabriela Romero es Doula Parto y Doula Postparto, y también Asesora de Lactancia Materna. Tiene 33 años e esta es su monografía final para el Curso de Formación de Doula Posparto. Su e-mail de contato es: sandra.gabriela.romero@gmail.com

#doula #elaboraçãodoparto

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Nenhum tag.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2018 Amigas do Parto

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now