UNA EXPERIENCIA DE AMOR: SER DOULA

 


Maternidad experiencia que transforma

 

 

 

Núria Beitia (2006: 105) escribe que “La maternidad no es un lugar al que llegar sino un camino.” Un camino para el que cada mujer necesita buscar y trazar su propio recorrido. Las mujeres, como han señalado teóricas feministas como Luce Irigaray, Adrienne Rich y Luisa Muraro, construyen significados propios de la maternidad y saberes que comparten con el mundo[1]. La maternidad es una experiencia que transforma, hay mujeres que sostienen que parir ha sido la experiencia más radical que han vivido. 

 

 

 

En la configuración de la maternidad es importante reconocer que el embarazo y el parto son más que hechos fisiológicos. Tanto el embarazo como el parto permiten a la mujer iniciar un proceso de autoconocimiento, vivir de una nueva manera la relación con su cuerpo, con su ser mujer, con el mundo. El nacimiento de un ser humano es un acontecimiento que permite un nuevo comienzo, brinda una oportunidad para pensar y reflexionar sobre la propia historia y la forma en que vivimos.

 

 

 

Soporte emocional

 

 

 

Ante una experiencia tan potente como la maternidad es importante que la mujer cuente con un sólido soporte emocional, no sólo de su familia, sino también de profesionales que estén formados para acompañarla. Hoy en día, existe evidencia sobre la pertinencia del acompañamiento durante el parto. Según el estudio “Apoyo continuo para las mujeres durante el parto” (Hodnett, Gates Hofmeyr y Sakala, 2008: 11): “El apoyo continuo durante el trabajo de parto debe ser la norma, en lugar de la excepción. Se debe permitir y alentar a todas las mujeres a tener personas de apoyo con ellas de manera continua durante el trabajo de parto. En general, el apoyo continuo de un cuidador durante el trabajo de parto parece otorgar más beneficios cuando el prestador no es un empleado de la institución, cuando la analgesia epidural no se usa de forma sistemática y cuando el apoyo comienza en una etapa temprana del trabajo de parto.”

 

 

 

El trabajo de cuidado y apoyo, al que hace referencia el artículo, puede ser desarrollado por una doula. Solange Seidl Gomes (2005) realizó un estudio en el que concluye que el beneficio que proporciona tener una doula durante el parto es notorio. De las nueve mujeres que participaron en la investigación, sólo a una se le practicó cesárea y todas valoraron positivamente el apoyo y acompañamiento que recibieron de la doula.

 

 

 

La labor de la doula

 

 

 

El acompañamiento que proporciona la doula está constituido por un conjunto de conocimientos, saberes, capacidades y cualidades que se ponen en juego en cada experiencia singular de embarazo y parto.

 

 

 

Es fundamental que la doula desarrolle un saber estar en el parto; es decir, que sepa estar presente sin que su presencia altere o violente el proceso de cada  mujer; escuchar y mirar con paciencia, cuidado y atención; intuir que lo sutil, lo delicado y lo amoroso son la fuerza de su labor; tener la sabiduría para reconocer que tiene un saber, pero que cada parto es una experiencia única e irrepetible; ser flexible para brindar el espacio que requieren los deseos y las necesidades de la mujer; reconocer los saberes femeninos que fluyen por su ser mujer y que la han acompañado desde su nacimiento.

 

 

 

Una parte importante del trabajo de la doula, como bien señaló Rosa María Matheus (compañera del curso de formación doula-parto),  consiste en facilitar a la gestante información para que ésta pueda tomar las decisiones de forma consciente y responsable. Una doula no aconseja, ni juzga y mucho menos, toma las decisiones por la mujer.

 

La doula se rige por un código ético, el cual se compromete a respetar y seguir. En este código la doula manifiesta que se compromete a continuar con su formación asistiendo y participando en actividades que contribuyan a cumplir su labor de manera adecuada y satisfactoria; ser honesta y respetar a la mujer, al bebé y a su pareja; así como sus tradiciones culturales y religiosas;  acompañar a la mujer en la toma de decisiones, al facilitar herramientas y respaldo a la hora de llevarlas a cabo; respetar a los demás profesionales con los que comparta el acompañamiento del embarazo y parto; no acompañar partos sin asistencia médica y respetar el secreto profesional y no divulgar, sin consentimiento expreso, ninguna información de orden personal, médico o familiar resultado de la relación de acompañamiento.

 

 

 

Una herramienta para acompañar: el Plan de parto

 

 

 

La elaboración del Plan de parto es una herramienta que la doula puede utilizar en el acompañamiento a la gestante. Es importante tener en cuenta algunas cuestiones:

 

1. Para confeccionar el Plan de parto es necesario un proceso de reflexión y búsqueda que pone en marcha la mujer (en compañía de su pareja, doula…). El producto de este proceso es un documento escrito que es una declaración de preferencias, no un contrato obligatorio.

 

 

 

2. Cada Plan de parto es único, pues refleja lo que cada mujer desea y necesita. Se requiere de tiempo, dedicación, paciencia y amor para su elaboración.

 


3. Debe tener unas expectativas realistas y flexibles que correspondan a la situación y contexto específico de cada mujer.

 


4. El Plan de parto ofrece la oportunidad de expresar las preferencias para aquellos aspectos en los que existen alternativas eficaces y seguras (posiciones durante el trabajo de parto, técnicas de relajación...). La mujer puede cambiar de opinión sobre las preferencias manifestadas.

 

 

 

5. El Plan de parto es un medio para solicitar una atención de calidad y respetuosa.
Se elabora para ser aplicado en el desarrollo de un parto normal. Aunque también se puede manifestar las preferencias en caso de que sea necesaria una cesárea (presencia de la pareja en el quirófano; contacto con el bebé…).

 

 

 

Algo que no se debe olvidar es que lo imprevisto es algo inherente al parto, por lo cual hay que hacer énfasis en que es probable que el parto acontezca de manera diferente a como se ha planeado. Una partera en una ocasión comentó: Nunca se sabe cómo transcurrirá un parto hasta que comienza.

 

 

 

Es importante que la mujer haga suyo el Plan de parto. Es como cocinar. A veces, encuentras una receta en internet, en un libro o una amiga la comparte contigo; pero durante el proceso de elaboración tú decides si le pones todos los ingredientes o le agregas otros; si cambias algún tipo de procedimiento, en fin, le pones tu sazón, tu toque personal. Aunque el Plan de parto es individual y debe responder a la situación particular de cada mujer, puede ser valioso que el proceso de elaboración se haga en compañía de otras mujeres embarazadas para que se fomente el intercambio de información, sensaciones y emociones; así como la configuración de un espacio donde las mujeres se sientan acompañadas y escuchadas y esto pueda posibilitar que cuenten con apoyo en las siguientes experiencias que traerá la maternidad, por ejemplo, la lactancia materna.

 

 

 

Cuidar a quien cuida

 

 

 

La doula realiza un trabajo relacionado con algo muy valioso: cuidar a quien tendrá la tarea de cuidar a un ser totalmente dependiente como lo es un bebé. La cercanía con algo tan preciado requiere que la doula se comprometa a tener mucho cuidado en la forma en que efectúa su labor. Este cuidado implica que la doula se cuide a sí misma, que así como sabe que la gestante requiere mantener algunos hábitos y reorientar algunos comportamientos, ella debe procurar sostener ciertas rutinas y prácticas que favorezcan su propio cuidado.

 

 

La práctica de la meditación puede favorecer el trabajo de la doula, ya que contribuye a mantener la mente centrada en las situaciones presentes y posibilita la posición de apertura a lo que puede acontecer durante el acompañamiento del embarazo y el parto. 

 

 

 

Una doula debe ser honesta y humilde. Es fundamental en la labor de la doula que, de manera constante, realice una reflexión y evaluación sobre cómo está acompañando a una mujer. Preguntarse cada día: ¿Estoy favoreciendo que esta mujer encuentre y reconozca cuál es su camino para parir? ¿Hay algo que me esté imposibilitando acercarme y comprender a esa mujer? ¿Cómo me siento al acompañarla?

 

 

 

También es importante estar en contacto con otras doulas a las que se reconoce su sabiduría en su trabajo para comentar las situaciones que se presentan y en las que se tengan dudas sobre cómo estamos procediendo. Además, trabajar los propios temores y angustias sobre lo que implica acompañar a una mujer embarazada. La escritura es algo que ayuda a poner en orden las ideas y sentimientos, así como liberarnos, por eso llevar un diario de trabajo puede ser una valiosa herramienta para reflexionar sobre el trabajo de la doula.

 

 

 

 

 

 

 

Referencias

 

 

 

Álvarez Galván, Frida María, (2010), “Doble sí, doble saber: maternidad y universidad”, en Remei Arnaus y Anna Mª Piussi, (2010), La universidad fértil. Mujeres y hombres una apuesta política, Octaedro, Barcelona, pp. 145-154.

 

 

 

Beitia, Núria (2006), “Dos para saber, dos para parir”, Duoda. Estudios de la Diferencias Sexual, No. 31, pp. 105-114.

 

 

 

Caramés i Boada, Marta, (2008), “La trena de llibertat, temps i amor enfilants les preguntes per la relació educativa”, Duoda. Estudios de la Diferencias Sexual, No. 35, pp. 99-117. http://www.raco.cat/index.php/DUODA/article/view/138938/189985

 

 

 

Gomes, Solange Seidl, (2005), Vivências maternas sobre a participação da doula no parto, tesis de maestría en Salud Colectiva, Universidad do Vale do Rios dos Sinos.

 

 

 

Hodnett ED, Gates S, Hofmeyr GJ, Sakala C., (2008) Apoyo continuo para las mujeres durante el parto (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, Número 4. Oxford: Update. (Traducida de The Cochrane Library, Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Ejemplos de cómo las mujeres comparten con el mundo los saberes de la maternidad en Frida María Álvarez Galván, (2010) y Marta Caramés i Boada, (2008).

 

 

 

 

 

Frida María Álvarez Galván.

 

Monografia final del Curso Online de Formación de Doula Parto (agosto-diciembre de 2011)

 

Correo electrónico de contacto: fridamaria_alvarezgalvan@yahoo.com.mx

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

ONDE ESTÁ?

July 6, 2017

1/1
Please reload

Recent Posts

April 20, 2020

December 2, 2019

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags